7 abr. 2008

Algunas cosas empiezan a cambiar - nuevo LOGO

Parece que las cosas empiezan a cambiar en este país:
Javier Alvarado piloto que sufrió un accidente a resultas del cual tuvo que serle amputada parte de una pierna, pasando a llevar una prótesis, ha recuperado la licencia de vuelo tras conseguir que la DGAC le permitiese hacer una prueba en el simulador y demostrarles así de lo que era capaz.
Desde aquí le enviamos nuestra enhorabuena y le damos la bienvenida al selecto grupo de pilotos que han conseguido seguir volando pese a los problemas físicos provocados por accidentes y las trabas burocráticas. Estos son algunos de los que forman parte del club. Sin contar los dos franceses mencionados en la otra entrada del blog, tenemos a:
Alan Brown al que le falta la pierna derecha y vuela para American Airlines; Sheril Marshall, piloto de Federal Express e instructora de la compañía a la que le falta un brazo.
En los años 70 el piloto español Miguel Granados sufrió un aparatoso accidente en Estocolmo donde perdió una extremidad inferior y algunos dedos del pie.
En este club no podrían faltar pilotos que dejaron nota de su buen hacer en la aviación de caza en las distintas conflagraciones. Así en la I Guerra Mundial podemos destacar a: Alexander Nikolaievich, que en 1915, en la Fuerza Aérea Imperial rusa, perdió una pierna por debajo de la rodilla al estrellarse con su aparato antes de soltar su carga de bombas y que, posteriormente, volvió al servicio activo llegando a ser un AS al conseguir cinco derribos. Edward Corringham Mannock de la Royal Aire Force con un grave defecto en el ojo izquierdo que le privaba casi de la visión, consiguió obtener 61 victorias.
En la guerra civil española hubo dos casos, uno por bando. En el lado republicano Cayo Rioja García, fue herido de gravedad en su brazo, perdiendo la movilidad del mismo, pero consiguió volver a servicio activo en su escuadrilla de chatos. En el bando sublevado, Ignacio Ansaldo Bejerano, sufrió la amputación de su pierna derecha, pero siguió volando durante la contienda y después de la mism
a en el Ejército del Aire.
Durante la II Guerra Mundial el ejemplo sería Douglas Bader . Este perdió ambas piernas en un accidente aéreo en 1931 y fue expulsado del ejército en 1932. Al estallar la guerra fue admitido de nuevo llegando a conseguir 20 victorias. También fue derribado e internado en un campo de prisioneros del que trató de fugarse, por lo que le fueron confiscadas sus prótesis.
Mención aparte merece el piloto portugués Antonio Faria que tras sufrir un accidente, del que tardó bastante en recuperarse y que le dejó en silla de ruedas, consiguió dar la vuelta al mundo en dos ocasiones con su aparato, la primera de ellas, en 1995, en solitario.
Otro piloto que no debe quedar en el olvido, aunque pilo
tase un ultraligero, es Ernest Ribé, este periodista, que quedó parapléjico en 1981, tuvo que irse fuera del país para poder lograr su sueño. Todos ellos nos enseñan el camino, dificultoso, que debemos tomar para ver cumplido nuestro mayor anhelo.
“Solo intentando lo imposible, se realiza lo posible”
H. Barbusse


La FUNDACIÓN VODAFONE tuvo el generoso gesto de apoyo y nos concedieron el importe de 2.000.-€ para la confección de material publicitario.

Vimos y comentamos que para ello necesitábamos un NUEVO LOGO más estilizado. Así que un amigo nos hizo uno que nos gustó:



El contencioso administrativo contra Aviación Civil se encuentra ya pendiente de una, ojalá, también favorable resolución en el Tribunal Superior de Justicia.